Cremas solares para bebés

Llega el verano y el sol pica fuerte y J tiene 3 meses. En nuestro día a día nos encanta pasear, quedar a media tarde con amigos, ir de compras o simplemente salir a que nos dé el aire. Normalmente ya salimos a partir de las 5 de la tarde pero pronto haremos un viaje y pasaremos más horas en la calle y ahora el sol es más fuerte y durante más horas. ¿Qué hacemos?

Cuándo protegemos

  • Bebés de menos de 6 meses: Evitar la exposición al sol.
  • Entre 6 meses y 3 años: En caso de exponer el bebé al sol, maximizar la precaución y aplicar crema solar.
  • A partir de los 3 años: como nosotros, crema solar.

En verano el peligro es extremo pero en el resto del año también hay que tener en cuenta el tiempo de exposición, el tipo de piel, la hora del día, si hay sombra, si hay nubes, si hay nieve… porque el riesgo no es tan alto, pero existe.

Sea como sea, se debe aplicar la crema suficiente 5 minutos antes de la exposición al sol. Además, cada dos horas hay que poner de nuevo la crema ya que su protección habrá desaparecido. También tendremos que volver a aplicar al salir del agua y secarnos aunque algunas cremas sean resistentes al agua, ya que sus efectos se reducen.

Qué crema usar

Evidentemente, nosotros abogamos por la máxima precaución siempre ya que los riesgos son elevados. Para poder escoger la mejor crema, vamos a definir algunos conceptos básicos:

Factor de protección: Lo que conocemos por factor de protección (SPF) protege contra la radiación UVB, por eso además tenemos que buscar que tenga protección UVA (el símbolo son las letras UVA en un círculo). Esto indica que protege como mínimo la tercera parte de lo que protege contra UVB. En resumen, la mejor protección existente es la 50+ con protección UVA.

Tipos de cremas: En el mercado existen dos tipos de filtros que pueden estar combinados.

  • Filtros físicos/minerales: estos reflejan la luz y por lo tanto las radiaciones. Son aquellas típicas cremas que te dejan la piel blanca y no hay manera de repartirla bien. Son los más recomendables para niños (menores de 3 años) ya que la piel no los absorbe. Sin embargo hay que evitar que sus partículas sean “nano” porque, al ser tan pequeñas, podrían penetrar la piel. El filtro más común que encontraremos hoy en día es el dióxido de titanio.
  • Filtros químicos: estos filtros transforman las radiaciones para hacerlas inocuas a nuestra piel. Son más fáciles de aplicar y no dejan rastro.

El mejor filtro a partir de los 3 años será uno que combine físico y químico.

Que hay que evitar?

Muy resumido, cuando buscamos una crema hay que evitar.

  • Factores de protección bajos o incompletos (sin UVA).
  • Filtros químicos en menores de 3 años.
  • Nano-partículas. Revisad ingredientes, que en ninguno esté indicado nano. Por ejemplo “Dioxido de titanio NANO”.
  • Oxibenzona o Benzofenona-3, ya que puede ocasionar intolerancias cutáneas. También por ser un químico dañino para el medioambiente.
  • Octocrilenos: Sobretodo en pieles atópicas y dermatitis, porque es el causante de algunas alergias.
  • Aplicadores en aerosol. Son muy cómodos pero llevan productos que pueden irritar la piel.
  • Parabenos y fragancias innecesarias.

Alternativas

La mejor alternativa a las cremas es restringir la exposición solar, sobretodo en las horas de más riesgo. Cabe recordar que la sombra o las nubes pueden no ser suficientes. Por otro lado la ropa de uso diario ofrece un pequeña protección que tampoco es suficiente para la exposición constante. Para ello existe ropa específica con mayor factor de protección y no os olvidéis de tapar la cabeza.

Nuestra experiencia: Hicimos un viaje a la Provenza cuando J tenía 4 meses y la llevábamos en el portabebés. Eso significaba bastantes horas de exposición solar recorriendo pueblos y campos de lavanda. Evidentemente la búsqueda de sombras era constante e intentábamos resguardarnos las horas más fuertes de calor y sol. La mochila dejaba al descubierto su cabeza, que entre un gorro y la capucha del portabebés la tapábamos. Para sus piernas y pies, si veíamos que iba a hacer mucho sol y calor, le aplicábamos crema ya que preferimos prevenir de esta manera posibles quemaduras. Sin embargo, no abusamos ni de sol ni de crema.

Muy bonito, pero ¿qué crema compro?

Durante nuestro viaje, no llevamos ninguna crema porque no pensábamos usarla (siguiendo recomendaciones) pero después de ver el solazo y el calorazo, entramos en una farmacia y pudimos investigar sobre el terreno algunas cremas.

Para empezar, descartamos todas las que no eran para bebés o niños. Nos leímos los mil ingredientes de unas cuantas buscando el dichoso nano… y entre cuatro o cinco cremas que miramos, una parecía correcta. Una vez escogida, buscamos un poco por Internet y confirmamos que era apta. La crema que elegimos fue Anthelios dermo-pediatrics de La Roche-Posay. Protección 50+ protección con UVA, sin parabenos, sin nano-partículas y resistente al agua. J no se quemó pero no podemos valorar mucho más.

Otras que hemos visto en algunos sitios que son recomendables:

Algunas cremas que podrían estar bien pero que revisando los ingredientes de cada una no recomendaría son: ISDIN Pediatrics, hay muchas variantes, la Mineral Baby que está indicada por ellos para recién nacidos contiene nano-partículas, y la FusionWater contiene perfumes (aunque es un mal menor, pero me hace desconfiar). LetiAT4 Defense Facial: Es de la misma casa que los jabones Sebamed, pero contiene nano-partículas. Si tenéis dudas, buscad los ingredientes en la web oficial de cada producto.

Y hasta aquí, todo lo que hemos ido aprendiendo de cremas solares, que esperamos que os haya sido útil. Podéis comentar con vuestros trucos, consejos y experiencias para evitar el sol y el calor del veranito con vuestros peques.

Otras fuentes consultadas:

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Dale amor y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba