Consejos para empezar con la alimentación complementaria

A partir de los 6 meses, un bebé necesita más alimento que no solo la leche para desarrollarse. Es un periodo de transición que suele acabar al año de vida. Después de informarnos mediante libros, blogs e Instagram del BLW, de sus ventajas y desventajas, vamos a resumir un poco lo que hemos aprendido:

Cuando empezar

Según la OMS la lactancia materna exclusiva debe ser de al menos 6 meses. A partir de entonces y según las necesidades y capacidades del bebé podemos empezar la alimentación complementaria. Para bebés con biberón, supongo que los tiempos serán parecidos.

Para que el bebé sea capaz de tragar la comida y, en caso de atragantamiento, vomitar el bebé debería:

  • Aguantarse sentado sin mucho apoyo. Así el bebé tendrá fuerza abdominal suficiente para poder vomitar.
  • Haber perdido el reflejo de extrusión: Sin él, será difícil que llegue a tragar.
  • Tener interés por los alimentos, lo notaremos porque se interesa mucho al vernos comer.
  • Que el bebé muestre signos de saciedad, por ejemplo, apartando la cara o cerrando la boca.

Por otro lado las necesidades son más difíciles de medir: Por ejemplo, según si el corte del cordón fue o no tardío las reservas de hierro del bebé pueden no ser insuficientes a partir de los 6 o 9 meses. La leche materna contiene hierro pero a estas edades empieza a no bastar y por ello buscaremos aportes de este alimento en la carne y el pescado.

Consideraciones para alimentar al bebé

Después de mamar

Entre los 6 y los 12, la leche debería ser el alimento principal y por eso se debe ofrecer la comida después de mamar. Para mí, aquí podemos tener algunos grises: Nos puede interesar alargar un rato en que la madre no está disponible y el bebé está irritable dando algo para comer. Como siempre, creo que no hay que seguir a rajatabla ninguna de las indicaciones.

Calorías vs cantidad

Los bebés necesitan cierto aporte calórico, la leche materna contiene muchas calorías que ayudan a su desarrollo. Sin embargo, la alimentación sólida suele contener menos aporte que la leche. Eso no significa que evitemos dar verdura, pero sí llenar el estómago de agua. Algunos ejemplos para evitar comidas poco calóricas:

  • Los hervidos se deben escurrir bien, porque el agua ocupa lugar pero no tiene aporte calórico.
  • Puede que el bebé un día prefiera macarrones antes que las verduras por sus calorías. O un plátano antes que una naranja.

No obligar

Obligar a comer ciertos alimentos puede hacer justo lo contrario a lo que queremos: que el bebé los rechace. De la misma forma, engañar, sobornar, despistar, amenazar… no sirve más que para desesperarnos. El bebé debe comer lo que quiera, cuando quiera y cuanto quiera.

Saciedad

En relación con obligar, se debe observar cuando el niño está saciado y no ofrecer más de la cuenta. Cada bebé tiene sus necesidades y su estómago; forzar a comer más solo nos hará pasar un mal rato y tener que limpiar los posibles vómitos. Por otro lado, al contrario de lo que creemos, a partir del año los bebés dejan de comer tanto y pueden reducir la cantidad de alimento a la mitad puesto que dejan de crecer a un ritmo tan acelerado.

Deja que coma solo

Si una ventaja tiene el BLW es que es fácil que el bebé coma solo desde el principio. Entre los 6 y los 12 meses el niño está en una etapa muy oral en que se lo mete todo en la boca y eso hay que aprovecharlo. Evidentemente empezará más jugando que comiendo y su manera de comer evolucionará: Primero usará los puños pero luego hará pinza con los dedos. Más adelante, ellos pedirán coger la cuchara o el tenedor.

El peso no es lo más importante

Cada bebé tiene su velocidad de crecimiento y engorde. Si el bebé está feliz y sano, no hay que preocuparse si se estanca un poco de peso o engorda poquito.

Premios y castigos

Por otro lado la comida no puede ser nunca ni un premio ni un castigo. Si la usamos como moneda de cambio, el premio será algo que ya sabemos que le gusta y el castigo algo que no, con lo que ahonda en sus convicciones: “las chuches son buenas porque son un premio y las espinacas son malas, si no, ¿porque me castigan con ello?”. Por lo tanto los postres tampoco pueden ser un premio.

Alimentos que evitar durante los primeros meses

Sal y azúcar

El motivo es no acostumbrar a los sabores dulces o muy salados al bebé, de manera que más adelante no los pida. Como dice Carlos González, si le vas a acabar dando sal y azúcar, puedes dárselo ya. De todas formas los riñones pueden no estar completamente maduros y el azúcar puede producir caries aún sin dientes. Esto tampoco significa que un día pueda picar de nuestro plato y consumir algo de sal.

Miel

La miel es una forma más de azúcar y, además, puede producir botulismo. Se recomienda esperar a cumplir los 3 años o más.

Alimentos supérfluos

Aquellos que no aportan nada a la dieta, suelen ser muy calóricos y muy dulces o salados. Es mejor evitar gominolas, zumos envasados, refrescos, patatas de bolsa u otros aperitivos parecidos.

Carnes, pescados o huevos poco cocidos

Nos ahorraran visitas al médico, puesto que la poca cocción conlleva el riesgo de no destruir microorganismos que pueden producir enfermedades como por ejemplo la salmonelosis en el caso de los huevos. Por lo tanto, mejor si esperamos a los 3 años.

Productos desnatados

A no ser que sea por prescripción médica, las calorías que contienen los lácteos enteros son necesarias.

Frutos secos enteros

Por riesgo de atragantamiento. Por supuesto se pueden machacar y no habría problema. También algunas frutas como la uva o el arándano tienen la forma y medidas perfectas para atragantarse, será mejor partirlas por la mitad o a cuartos. Evidentemente si se han cocinado antes y se ha ablandado no habría problema.

Alimentos a reducir su consumo por contener sustancias peligrosas

Los siguientes alimentos se pueden consumir en poca cantidad porque la concentración de algunas sustancias es muy alta.

  • Verduras de hoja verde (como espinacas o acelgas): Nitratos.
  • Algas: Yodo.
  • Pescados grandes (como atún o emperador): Mercurio. El salmón se puede consumir.
  • Cabezas de crustáceos (como la gamba) y cuerpos de cangrejos: Cadmio.
  • Carne de caza con perdigones de plomo: Plomo, como  parece evidente.
  • Bebidas de arroz y soja: Arsénico y fitoestrógenos.
  • Leche animal (excepto fórmula de iniciación): Sodio y proteínas. Las proteínas son necesarias pero la cantidad que lleva la leche animal es demasiada para que un bebé la pueda procesar.

Cómo ofrecer la comida

La idea es que el bebé sea autónomo con su alimentación. Por eso, le ofreceremos la comida según sus capacidades (las edades son orientativas).

  1. Desde los 6 meses seguramente sepa agarrar juguetes con el puño. Cortaremos los alimentos en barritas.
  2. Desde los 8 meses empezará a hacer la pinza. Podemos empezar con trozos más pequeños.
  3. Desde los 10 meses empezará a interesarse por usar cubiertos.

Evidentemente se pueden combinar y necesitaremos algo de ingenio los primeros meses, por ejemplo, haciendo bolitas de arroz, hamburguesas de lo que queramos. O untando salsas y cremas a las barritas y trozos, por ejemplo para ofrecer hummus a los 6-7 meses.

Para todo esto, hemos preparado unas tablas imprimibles para ayudar con la introducción de los alimentos lo primeros meses.

Alergias e intolerancias

Otra indicación bastante importante, es añadir un solo alimento a la dieta cada día. Por ejemplo, la primera vez que le demos huevo, que sea, o bien solo o bien con alimentos que ya haya probado antes. Ese día no dar a probar ningún ingrediente más.

Otra recomendación es hacer la regla de los tres días. Es decir, daremos el huevo como alimento nuevo en tres días diferentes (no necesariamente consecutivos) para comprobar que no haya alergias. La razón es que puede que la alergia no sea visible la primera vez.

Por último, es recomendable introducir los alimentos por la mañana (desayuno o comida) para poder estar atentos a las posibles reacciones. En general el BLW comienza con una comida al día, así que no suele haber problema con esto.

Baby Led Weaning

Muchos dirán que el BLW es una moda pasajera, yo solo creo que lo que está de moda es llamarlo así. La traducción literal sería algo así como destete guiado por el bebé (ojo, puede durar años). Sin embargo al final lo que quiere decir es que el niño coma solo, como, cuanto y lo que quiera.

Nuestra intención es empezar con un BLW estricto, pero tenemos la mente abierta, e iremos combinando si hace falta. Para nosotros, el BLW incluye los triturados, lo que cambia es la manera de proporcionarlos.

Estamos emocionados por empezar, de momento esperaremos un poco a que J cumpla los 6 meses y empezar la aventura. ¡Ya os contaremos! Podéis dejar comentarios con vuestras experiencias, quejas y dar vuestro punto de vista: Tengo la sensación de que entre la teoría y la práctica habrá mucha diferencia.

Bibliografia

Cuentas de Instagram relacionadas

¿Te ha gustado esta entrada? ¡Dale amor y comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Arriba